domingo, 22 de mayo de 2011

RECORDÁNDOTE

Imaginarte de nuevo entre mis sueños, y tocarte, sentirte, y deslizar el deseo de mis dedos, acariciando muy despacio, suavemente, con dulzura, con pasión, el delicado y suave, caliente y tierno, terciopelo de tu ombligo hasta tu sexo.
Deseo que me mata y que me quema, se hace fuego y me desarma, me convierte en animal y me enloquece, buscando entre tus piernas el aire de mi aliento, mi oxígeno, mi vida, mi alimento.
Mientras tanto tu mirada me sonríe, me hace un güiño, tu sonrisa, tus caricias y tus labios, entre nubes, volanto entre mis sueños, meciéndome en el mar de mis anhelos, me acunan y se llevan entre brumas, todos y cada uno de mis miedos.

1 comentario: